3° Reunión de

Decision

Objetivo o propósito de los materiales:

El propósito de esta Reunión de Decisión es dirigir a los niños y jóvenes a que tomen la decisión de permitirle a Dios que sea el Artista de sus vidas en todo momento y darles la oportunidad de entregar su desorden para que puedan ser convertidos en obras maestras.


Recursos:

Una diapositiva para powerpoint y un afiche “De Desastre a Obra Maestra”

Versículo Clave:

Efesios 2:10

Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás”.

 

Materiales para el llamado al altar:

Tablero, almohadillas de tinta en varios colores, toallitas de bebé (para limpiarse las manos), un espejo grande o varios espejos de mano.

 

Juego y Actividad de Refuerzo (opcional):

 

Proyectos de arte: De desastre a obra maestra:

Dibujo entre compañeros. Cada uno empieza con una hoja de papel. Tienen que dibujar una línea o un garabato en su papel y después lo pasan a la persona que está a su lado en la mesa. La siguiente persona tiene que añadirle una línea o un garabato al dibujo original y pasar la hoja a la siguiente persona. Las hojas siguen dando vueltas alrededor de la mesa repitiendo lo mismo con cada dibujo hasta que cada persona reciba su hoja de papel original. Dé tiempo para que cada artista pueda convertir el dibujo desordenado en su papel en una obra de arte maestra para compartirlo con todos sus compañeros.


Versículo para memorizar


Efesios 2:10a
“Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús”


Materiales:
- Globos Piñata (según la cantidad de niños, divídalos en grupos. Debe tener un globo por grupo)
- Hojas con cada palabra del versículo (una tira de papel por cada palabra, el versículo completo para cada globo)
- Papel picado de varios colores, un color por globo (la idea es que al reventarlo se vea como una mancha de pintura)

Pues
De
De
Somos
Dios.
Nuevo
La
Él
En
Obra
Nos
Cristo
Maestra
Creó
Jesús

Enrolle cada papel e introdúzcalo en el globo junto con el papel picado de colores. Infle los globos y entregue uno a cada grupo.

Al enseñar el versículo ponga música y  haga que cada grupo juegue con el globo. Al detener la música cada grupo debe reventar el globo y buscar las palabras para armar el versículo. El primer equipo que lo arme correctamente es el ganador. Haga que repitan el versículo varias veces hasta que lo memoricen..

Lección Objetiva:

Materiales:

  • Un florero de vidrio (o alguna figura decorativa de vidrio)

  • Arena seca en un recipiente que no se vea desde afuera para que los niños no sepan de que se trata.

Comience preguntando a los niños si saben que es una obra de arte. Explíqueles los diferentes tipos de obra de arte que existen: pinturas, esculturas, arquitectura, música, porcelana, etc…

Para crear una obra de arte, cualquiera sea, se empieza por un caos, por un desorden de materiales sin forma.

Por ejemplo, veamos cómo se hace un florero. Muestre el florero de vidrio y pregunte de qué está hecho. Cuando los niños contesten que es de vidrio, pregúnteles si saben de qué está hecho el vidrio. Si nadie sabe, dele las siguientes pistas:

  • El material del que está hecho se encuentra en todo el mundo.

  • El material está en grandes cantidades.

  • El material está desparramado en el suelo, la gente camina sobre él y no le pone atención.

  • Con este material se hacen esculturas gigantes, pero hay que humedecerlo porque seco no tiene forma y se escapa entre los dedos.

  • Se encuentra junto al mar (playas) o donde hay mucho calor y nada de agua (desiertos).

Si ya lo saben o si lo descubren con las pistas, comente que la arena es un desorden acumulado, que no tiene forma y no la tendrá nunca por si sola. Muestre la arena, trate de hacer una pelota de arena (con la arena seca será imposible)

Enséñeles como se hace el vidrio:

La arena se mezcla con otros minerales que le dan distintas características que mejoran el resultado final, como resistir altas temperaturas, tomar otro color o no disolverse con el agua. Luego se calienta entre 1500°C y 2000°C hasta que se derrite y se convierte en cristal líquido. Ahora se puede dejar como una lámina para hacer ventanas o moldear para hacer esculturas o recipientes como botellas y floreros.

Cuando uno no conoce a Jesús nuestra vida no tiene forma ni sentido. Es como la arena seca, desparramada en el suelo, sin forma, imposible de moldear.

Para hacer este florero (muestre el florero) la arena tuvo que pasar por esas altas temperaturas de calor, derretirse y dejarse moldear hasta transformarse en una obra maestra.

Así mismo Dios moldea nuestras vidas, convirtiéndonos de un desorden desparramado en el suelo a una escultura, a una obra maestra que puede destacar donde esté, con una forma definida y un objetivo claro. Es necesario que Dios nos tome del suelo, nos mezcle con las cosas que Él quiere que aprendamos, nos haga pasar por pruebas que son muchas veces muy difíciles, pero que nos ayudan a tomar una hermosa forma, justo como Él quería que fuéramos en Su perfecto plan para nuestras vidas.

 

 

Lección Bíblica:

¿Sabes que Dios te creó? ¿Sabes que Dios no crea basura? ¡Él crea obras de arte! La Biblia dice que nosotros somos Su obra. Él ha trabajado en nosotros y pensó en cómo nos veríamos, el tipo de persona que seríamos, nuestros talentos, nuestros sueños, lo que nos gusta y nos disgusta, y nuestras personalidades singulares - no hay nadie más como nosotros mismos en todo el planeta. El rey David lo sabía. David no se quejó de su apariencia ni se comparó con otros. Él sabía que Dios lo amaba tal y como era - aun cuando le fallaba a Dios y se sentía como un desastre total. David sabía que Dios podía tomarlo y convertirlo en una obra maestra. Dios había creado a David de una manera maravillosa, de modo que David se asombraba de lo maravilloso que Dios lo había hecho: “¡Gracias por hacerme tan maravillosamente complejo! Tu fino trabajo es maravilloso, lo sé muy bien. Tú me observabas mientras iba cobrando forma en secreto, mientras se entretejían mis partes en la oscuridad de la matriz.” Salmos 139:14-15 (NTV).

Solo piensa en nuestros cuerpos – cómo funcionan. Nadie ha podido recrear a un humano puesto que nuestros cuerpos son demasiado detallados y complejos.

¡Dios sabía exactamente lo que Él hacía cuando hizo nuestros cuerpos! No solo eso, sino que cada uno de nosotros somos completamente diferentes. Mira nuestras huellas dactilares. ¿Sabías que no hay dos personas con las mismas huellas dactilares? Ni los gemelos idénticos las tienen. ¡Cada uno de nosotros somos especiales para Dios y creados de una forma maravillosa!

 

Cada uno de nosotros somos una obra maestra de Dios y Él es el Artista Perfecto.

¿Te sientes como una obra maestra?

 

 

Te has fijado cuánto dinero cuestan algunas obras de arte? Muchos desembolsan miles de dólares para tener en su poder ciertas pinturas o esculturas creadas por algunos de los artistas más talentosos (la mayoría ya muertos). Varias de estas artesanías solo pueden ser adquiridas por personas con muy alto poder adquisitivo y otras valen tanto que su precio es "incalculable".

 

¿Qué es lo que hace a una obra ser maestra?

No es un qué, es un "quién", y lo hace un maestro.

¿Sabes que hay un maestro que trabaja noche y día para sacar lo mejor de ti? Tu vida es una obra magistral que vive y respira, una obra que un día fue adquirida por el Hijo de Dios y en breve será trasladada al lugar más exclusivo del universo "La cuidad celestial", una obra que fue comprada con el precio más alto que jamás se ha pagado ni se pagará jamás, y no estás en venta. Eres arte puro de Dios, con su toque perfecto, él ha puesto su pulso maestro en el lienzo de tu vida, ha trazado su mejor dibujo, usa hermosos colores y con sus más suaves pinceles te retoca día a día. Él está seguro de su talento, pero también sabe que llevas trabajo, entonces te dedica mucha concentración y esfuerzo, te brinda su mejor tiempo, inspiración, creatividad y pone todo su amor  para hacer la obra maestra que él confía que serás, y lo hace con  placer porque eres su pasión. Cada línea del pincel, cada color, simboliza una cualidad suya que quiere formar en ti. Si has puesto tu vida en sus manos puedes estar tranquilo, no solo porque sean las manos del mejor artista, del mejor maestro, sino porque él ama a sus obras.

"Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas". Efesios 2:10.

Eres una magnífica obra de arte del mejor escultor, Dios ha formado tu cuerpo tomando barro de la tierra, te moldeó con sus propias manos, con un soplo de su aliento te dio vida, y a través de su Espíritu Santo en todo momento moldea tu carácter, tu mente, tu corazón, porque quiere  mostrar en ti su talento sin igual.

La obra del Señor es hermosa, nada se puede igualar a su belleza, tiene la mejor calidad posible, es tridimensional, está viva, ríe, canta, ama, y  su precio es "impagable".

Aún después de crearnos Dios sigue trabajando en nuestras vidas. Todos hemos fallado, todos hemos cometido errores, pero si dejamos que el desastre en el que muchas veces nos convertimos sea tomado por Dios para que Él nos tome granito de arena a granito de arena, nos mezcle con lo que Él crea necesario, nos moldee con sus propias manos, nos dé nueva forma y nueva vida, en resumen, si dejamos nuestro desastre en Sus manos y permitimos que a través de su Espíritu Santo se moldee nuestro carácter, nuestra mente y nuestro corazón, seremos la obra maestra que solo Él es capaz de crear.

Cuando un artista famoso pinta un cuadro, lo firma con su nombre.

¿Has permitido que Dios firme tu vida con Su nombre? ¿Le has entregado tu desorden a Él para que te convierta en una obra maestra de gracia, perdón, gozo, bondad, paz y esperanza?

¿Le permitirás a Dios que te ayude con los enredos de tu vida para que los convierta en algo hermoso?

Aplicación

Si desea hacer un llamado al altar en este momento, podría colocar un cartón con una cruz o un corazón dibujado en grande. Prepare almohadillas de tinta (para timbres) en muchos colores y toallitas de bebé para limpiarse las manos. Invite a aquellos que deseen entregarle sus desastres a Dios y permitir que Él los haga obras maestras a que se acerquen y pongan sus huellas dactilares en diversos colores sobre la imagen delineada para crear una obra maestra del cuerpo de Cristo. Coloque un espejo grande al otro lado del altar para que puedan pararse frente a él y confesar que son una hermosa creación de Dios.