INFORMACIÓN GENERAL

 

El objetivo de esta lección es ayudar a los cadetes locales a comprender que tener una ética profesional elevada es una forma práctica de demostrar integridad. Esta lección involucra a los cadetes locales con la pregunta: ¿Cómo se puede decir en qué cree realmente una persona, cuando sus acciones no corresponden a sus palabras? Aprenderán que su sí debe ser sí y su no debe ser no. Analizarán las Escrituras que les recuerdan hacer todo lo que hacen con toda su fuerza y para la gloria de Dios. Discutirán los rasgos de carácter y las capacidades laborales que necesitan para tener una ética profesional elevada y explorarán la realidad de que aquellas personas con quienes pasen su tiempo van a moldear la persona en que ellos se convertirán. Como aplicación, encontrarán formas de eliminar las distracciones de su cuarto, haciendo del mismo un lugar más apto para hacer tareas y devocionales. 

PRINCIPIO DE LIDERAZGO

 

La integridad de un líder afectará directamente su ámbito de influencia. 
VERSÍCULO PARA MEMORIZAR “A los justos los guía su integridad; a los falsos los destruye su hipocresía.” (Proverbios 11:3

INTRODUCCIÓN 

 

Lean el libro juntos como brigada.

 

VIVE LO QUE CREES C.S. Lewis dijo: “Integridad es hacer lo correcto aunque nadie esté mirando”.

 

Se dice que Will Rogers dijo: “Vive tu vida de tal forma que no te avergonzarías de vender el loro de la familia al más chismoso de la ciudad”.

 

Billy Graham señaló: “Integridad significa que si nuestra vida privada fuese sorpresivamente expuesta, no tendríamos razón para avergonzarnos”.

 

Proverbios 11:3 dice: “A los justos los guía su integridad; a los falsos los destruye su hipocresía”. ¿Qué significa eso? Cuando mentimos consistentemente, ya no podemos siquiera confiar en nosotros mismos. Desarrollar la integridad nos permite confiar en nuestras propias motivaciones.

 

Algunas personas sienten que la integridad es una gran palabra para grandes momentos. La integridad marca la diferencia en las grandes confrontaciones de la vida en cuanto a negar o no a Cristo. Es esencial cuando se hacen promesas a largo plazo, como tomar los votos matrimoniales y decidir tener hijos. Sin embargo, ser capaces de mantenerse firmes en las grandes cosas, comienza con el hacerlo en las más pequeñas. La Escritura nos recuerda que cualquier cosa que hagamos, de hecho o palabra, necesitamos hacer todo para el Señor, presentándonos ante Él con integridad, y siendo nuestro sí, un sí, y nuestro no, un no.

 

La integridad es de hecho sorprendentemente práctica. Es una serie de decisiones diarias que llevan a desarrollar el carácter.